Mamá, de mayor quiero ser ‘hacker’

grupo2

Te presentamos al Capitán Byte, un astronauta español que enseña a los niños a diseñar en 3D, a picar código y a pensar como un auténtico ‘hacker’ (de los buenos)
Esta es una historia de educación y valores. Una historia de ciencia, de progreso y de aprender desde la infancia aprovechando las innovaciones, sin renunciar a ellas. La historia de un (muy) joven piloto aeroespacial que con apenas 17 años, y con la ayuda de un médico de 15, de un físico de 11 y un robot, salvará a la Tierra de la ignorancia, del analfabetismo digital y de la falta de formación tecnológica. ¡Bienvenido al año 2038!

Sigue leyendo

Anuncios

Así era el primer libro ilustrado para niños

principal14

150 imágenes dan vida al que es considerado el primer libro ilustrado para niños. El Orbis nació en 1658 y se traduce como un manifiesto teológico sobre el origen del universo y sobre el día a día de quienes lo habitaban en la época.

Sigue leyendo

Payasos sin Fronteras: Provocando la risa entre tiendas de campaña

Entre el 23 de abril y el 2 de mayo, un equipo de Payasos sin Fronteras se dirigió al campo de refugiados de Choucha, situado en Túnez, donde se refugian más de 3.000 personas, entre ellos 500 niños (150 de ellos sin familia). La mayoría son ciudadanos que huyeron hacia Libia por la mala situación de sus países de origen. Con la caída de Gadafi, también se vieron obligados a abandonar Libia. El conflicto y su piel oscura, (muchos de ellos son negros), convertía a estos civiles en el blanco de las represalias del bando triunfante. Durante el gobierno de Gadafi, los negros que vivían en Libia  eran considerados sus aliados. Muerto el presidente, la población negra de este país se ve perseguida, sea realmente seguidores del expresidente o no. Los ciudadanos desplazados hasta Choucha son civiles que nada tienen que ver con el conflicto ni con supuestos apoyos al régimen. Igualmente se ven perseguidos y desde hace 15 meses viven entre tiendas de campaña. Su futuro por el momento es difuso. Entre dificultades y la complejidad que supone vivir refugiado, la risa es la mejor aliada para, si no olvidar, deshacerse de los problemas durante unas horas.