Rincones con sabor español para expatriados

iquitale_la_morrina_a_tu_despensa_9452_630x

Vivir lejos de casa y de la familia siempre es difícil, pero se hace un poco más llevadero cuando hay cosas que siguen siendo las de siempre. Por eso algunas tiendas online envían todo tipo de marcas y productos españoles, de los de toda la vida, para que la estancia en el extranjero sea más llevadera.

Rosa echa de menos el pescado y el marisco frescos, la horchata, las anchoas y los churros con chocolate; Toñi, el tomate frito de una marca concreta (“cuate, ¡aquí hay tomate!”); Isabel, el jamón serrano; Julia, el queso manchego y Guillermo, el queso fresco de Burgos. Laura añora las Campurrianas; María, las setas y la colonia Nenuco. A Helena le faltan las chirimoyas y las alcachofas.

Ellos son algunos de los miles de expatriados españoles que, por una u otra circunstancia, viven fuera de nuestras fronteras. Lo que echan de menos son productos mediterráneos y marcas nacionales que algunas veces tienen equivalentes en sus países de acogida, pero que nunca saben ni huelen igual que en la propia tierra.

Sigue leyendo