En tiempos de los pagos móviles, las propinas ya no son lo que eran

propina1

Tenía que pasar. Llegados a este punto del camino era inevitable que una tradición como esta acabara doblegándose al universo digital y electrónico. Las propinas están cambiando. Esas que dejamos en el bar de siempre, tras el partido de los domingos o con el café mañanero del lunes. Esos céntimos que se perdían en nuestro bolsillo y que solían acabar en el del camarero, ya no volverán a ser lo que eran.

Las ayudas económicas digitales ya no solo se plantean para premiar contenidos de internet a través de algunas opciones como Dropcoin o ChangeTip, sino que ahora bajan al barro de los pagos más habituales para confirmar que la era digital lo trastoca todo.

Sigue leyendo