Dr. Mohammad, médico de una revolución

Los asesinatos, violaciones,  torturas y la falta de comida, luz, agua y medicamentos, han sido algunas de las denuncias más importantes  de los activistas sirios desde el comienzo de la revolución en 2011, ante la inacción de la comunidad internacional. Algunos médicos voluntarios que ayudan a curar a los heridos en manifestaciones, o los que intentan llevar a cabo operaciones casi imposibles con los escasos medios disponibles, se han convertido en la salvación de aquellos sirios que, de lo contrario, tendrían que enfrentarse a unos hospitales que, según Amnistía Internacional, se convirtieron casi desde el principio en centros de tortura y maltrato, especialmente, el Hospital Militar de Homs.

Así mismo, decenas de activistas han puesto en peligro su vida para grabar y contar lo que está pasando en Siria; para conseguir una conexión a internet y mandar sus videos al resto del mundo. Adquieren mayor importancia cuando se convierten en testigos exclusivos de una masacre censurada a los medios externos. En muchos casos, no son solo creadores de esa información, sino que también se convierten en protagonistas de ella. Pero son uno más de los que sufren, gritan, lloran, luchan, y mantienen la esperanza.

Este es el caso de Mohammad al-Mohammad, médico de Homs, que nos hace llegar parte de los vídeos sobre la revolución Siria, especialmente  referentes a lo que ocurre en esa ciudad en materia de enfermos, heridos y asesinados.  Sobre él hay poca información, todo lo que se sabe tiene que ver casi exclusivamente con el trabajo que refleja en sus propios vídeos. No era una persona conocida antes de la revolución y solo con ella se ha visto impulsado a ese reconocimiento, como consecuencia de lo arriesgado de su misión.

El doctor Mohammad al-Mohammad, según activistas sirios, era miembro del Ejército y desertó aproximadamente un año después de la revolución para dedicarse por completo a ella. Su trabajo ha quedado recogido en vídeos.

El 6 de febrero llegaba este vídeo desde Baba Amr . En él se pueden ver a algunos heridos atendidos en un improvisado hospital, mientras que el Dr.Mohammad grita desesperado por la inacción internacional: «¿Dónde está todo el mundo? ¿Dónde están los árabes? ¿Dónde están los musulmanes? ¡La sangre siria es muy barata!»  Él se ha convertido en uno de los médicos (aún vivos, puesto que hay que recordar al denominado «médico de la revolución», Ibrahim Othman, que fue asesinado) más conocidos de Homs, junto con Ali al-Hazzuri (dentista de profesión). Ambos han estado haciendo todo lo posible por curar a los heridos que llegan de las zonas más próximas.  Juntos gestionan la siguiente página de Facebook  الصفحة الرسمية لأطباء حي باباعمرو – الدكتور محمد المحمد, donde se especifica que ninguna otra página representa al personal sanitario de Baba Amr.

El 16 de febrero llegaba otro vídeo en el que el Dr. Mohammad vuelve a implorar la ayuda del mundo mientras señala a un futuro mártir. Se trataba de un hombre herido al incendiarse el coche en el que se escondía cuando intentaba repartir leche para los niños.   La causa del incendio fue un misil. «Somos un pueblo oprimido… somos un pueblo oprimido pero no humillado, no nos humillarán y no nos arrodillaremos ante nadie excepto ante Dios», grita Mohammad. Además,  ruega a los hombres de Argelia y Líbano que paren «la matanza de cualquier manera». «Os ruego… Al Jazeeraal-Arabiya… BBC, os ruego con todo el sentido de la palabra… ¡Por Dios, intervenid!».

«Uno, el pueblo sirio es uno», se enorgullecen los sirios. Si por algo ha destacado este pueblo durante su revolución ha sido por su humanidad, no  solo entre ellos, sino también con los extranjeros que en algún momento han estado dentro del país durante este periodo. En este vídeo el Dr. Mohammad, agradece la labor humana que la periodista fallecida el 22 de febrero en un bombardeo en Homs, Marie Colvin,  realizaba en el momento de su muerte. La considera una mártir más, y su frustración queda latente cuando dice no poder creer que, EE.UU., «con toda su grandeza, no haya  podido retirar a Bashar al-Assad de su silla, ¡¿Es posible que EEUU sea incapaz?! Pues yo digo que la dirección americana es cómplice de Bashar al-Assad, y esto ha tenido como consecuencia el final de la periodista americana». Explica, que en el momento en el que se grabó el video llevaba aproximadamente una semana en Baba Amro sin poder salir, «y ahora su cadáver está casi descompuesto, por eso nos hemos visto obligados a enterrarla en uno de los cementerios de Baba Amr», Además comenta la imposibilidad de mantener su cadáver en la nevera por la falta de electricidad y  porque las fuerzas de seguridad sirias prohibieron el paso de Cruz Roja. «¡Que Dios se apiade de ella!».

Unos días antes, el 17 de febrero, llegaba otro vídeo desde el hospital, donde  puede verse a Marie Colvin tomando notas  mientras el Dr. Muhammad explica que la única cosa que al-Assad no había hecho era exterminar a los sirios de Baba Amr con armas químicas, «juro por Dios que aquí hay una crisis humanitaria que no se puede describir. No tenemos agua ni electricidad, lo han cortado todo». Grita con coraje que «nadie, absolutamente nadie, puede sentir lo que está ocurriendo en Baba Amr».

Hace tres meses, el doctor Mohammad escribía en Tumblr que pronto volvería a Baba Amr. Ayer llegaba un nuevo vídeo , donde se le puede ver en las cercanías del barrio, en el que antes del bombardeo que tuvo lugar en febrero de este año, curó heridos. En él, Mohammad da las gracias a Dios por haberle permitido volver a ese lugar (nunca salió de Homs, pero estuvo en varios de los suburbios de la ciudad). Explica “«aquí estaba la farmacia donde trabajábamos y que ha sido incendiada por completo, como podéis comprobar, no ha quedado nada».  Según información que llega desde Homs, el Dr.Mohammad sigue trabajando cada día por y para la revolución. Dedica casi todo su tiempo al hospital de campo y a atender a los heridos en el propio «campo de batalla». En este último vídeo lanza un mensaje de esperanza y fe: «gracias a Dios nos encontramos en los alrededores de Baba Amro, queda muy poco para volver a entrar en él, si Dios quiere».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s