Fotografías para reivindicar el derecho a existir en Palestina

En la primera guerra del Golfo, Occidente se encargó de censurar las imágenes que mostraban la muerte, cualquier fotografía que reflejara lo cruel que puede ser el hombre. De un tiempo a esta parte, la imagen se ha convertido en arma para dar a conocer ciertas realidades. Duras, pero reales. ¿Cómo si no habríamos conseguido materializar en nuestra mente las imágenes de los niños asesinados recientemente en al-Hawla (Siria)?

En muchas ocasiones, “presencias un acontecimiento y puedes contárselo a otra persona cuando han pasado horas, pero será difícil dibujar la imagen de tu historia en su cabeza”. Son palabras de Ahmad Meslah, fotógrafo feelance y director de la página Eye on Palestine . Actualmente vive en Ni’lin, un pueblo situado al oeste de Ramallah (Palestina), ciudad donde suele desarrollar su trabajo. De padres palestinos que se vieron obligados a abandonar su tierra hace más de 25 años, Ahmad (que tiene nacionalidad palestina) si bien nació en Ammán (Jordania), pasó la mayor parte de su infancia en Arabia Saudí el 23 de julio de 1985. Desde pequeño se acostumbró a ver por televisión la lucha del pueblo palestino, y se preguntaba cuándo volvería al hogar de su familia para unirse a esa lucha. Lo hizo en 1999. Desde entonces intenta “provocar el cambio”. Es de los que piensan que una imagen vale más que mil palabras y cubre el conflicto palestino-israelí con su cámara.

 “Si te pongo delante una imagen, haré que tus emociones surjan. Haré que entiendas lo que ocurre, que hables y te muevas. Ellas hacen que la gente cambie”, afirma Ahmad. Utiliza las imágenes para hacer frente a los tanques del ejército. Para luchar “contra la ocupación”.

“Sabemos que en muchas ocasiones las fotos pueden mostrar más que las palabras”. Cada uno de sus retratos cuenta una historia, dejan la huella de los momentos que vive su Palestina cercana. Con ellas pide el “derecho a existir. El derecho a vivir, a estar en nuestras tierras y mantenernos a salvo en ellas. Es un mensaje de libertad”. Quiere, con el gran esfuerzo que supone trabajar sin ningún tipo de respaldo, mostrar la “verdad de la ocupación de Palestina” para contar aquello que otros medios ocultan. Considera necesario que los propios palestinos sean “más conscientes de su historia” e intenta contrarrestar la imagen errónea que suele darse de ellos. “Palestina es una gran nación. Su gente tiene buen corazón”.

Mujeres y hombres. Niños sonrientes, y heridos. Jóvenes y ancianos. Palestinos e israelíes. Lágrimas por el encierro de hijos, hermanos, maridos… Dibujos de paz y hastío sobre el muro de la vergüenza. Jóvenes “heridos por los disparos de soldados bien armados. Son héroes”. Dominan su trabajo.

El día a día de los palestinos se basa en la resistencia. Para Ahmad Mesleh la fotografía es un instrumento de denuncia, el camino que eligió para protestar. Una forma de vida que ayuda a amplificar las voces silenciadas.

¿Cómo olvidar las lágrimas de una madre? Recuerda cada imagen que ha tomado y lo que significa para él, “pero la que nunca olvidaré es la de una madre llorando al ver a su hijo encerrado. Presenciar esa escena hizo que mis lágrimas también cayeran. Esa mujer podría ser mi madre. Es imposible describir su pena, debes verla por ti mismo”: (ver foto).

Sin embargo, su trabajo también tiene una parte alegre, especialmente cuando trata de niños. “Sus sonrisas me hacen fuerte, porque siento la libertad y la esperanza en sus ojos”. Tristes o alegres, sus fotos hablan solas, de forma natural. Las define como dibujos con luz propia que tienen el objetivo de ser transparentes para que quien las vea entienda su significado. “Eso es lo que hace que mi labor le guste al mundo”.

Su trabajo como autónomo no es sencillo. Explica claramente lo difícil que puede resultar mantenerse a salvo, volver a casa con la familia, “cuando las fuerzas de ocupación usan sus armas, disparan, y al mismo tiempo tú debes captar imágenes y ver la realidad a través de un objetivo. Creedme, es duro”.

Para Mesleh, la importancia de la fotografía frente a otros medios radica en que “su significado va directo al corazón. Los medios escritos enseñan lo que está pasando y hacen que tu memoria guarde por mucho tiempo lo que ves. Puedes pasarte horas leyendo, pero con la fotografía el mensaje llega rápido. Puedes escribir y mentir, pero la luz no puede mentir cuando muestra exactamente lo que ocurre”.

Día a día, el número de palestinos que sale a la calle para tomar fotos de lo que sucede en su entorno crece. Por eso, Ahmad Mesleh dedica un espacio en su página web a enseñar aspectos relacionados con la fotografía. Muestra un tutorial para aprender a editar, a aprovechar la luz para tomar fotos,  explica dónde encontrar libros sobre fotografía, proporciona vídeos en árabe e inglés para ayudar a los aficionados de la imagen a sacar sus propias fotos, muestrarios de cámaras, así como un interesante y recomendable documental sobre cómo realiza su trabajo…

Ahmad comenzó a trabajar en el mundo de la fotografía en 2009 tras recibir una cámara digital a través de un amigo de Canadá. Con ella comenzó a cubrir actividades de la Media Luna Roja en manifestaciones de protestas contra el muro de Ni´lin. A pesar de no haber recibido una enseñanza profesional en fotografía, la lectura de libros y manuales le permiten poner en práctica lo que aprende por sí mismo, así como todos los cursos que ha realizado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s