Gaza sigue resistiendo

Foto del entrevistado en su cuenta de Facebook
 
El 27 de diciembre de 2008 Israel bombardeaba más de 50 enclaves de Hamás en Gaza, lo que daba comienzo a la Operación Plomo Fundido, conocido como el ataque más sangriento en la zona desde 1967, que dejó en el camino cerca de 1.300 palestinos muertos, 13 soldados israelíes (por fuego propio), y 4 civiles israelíes, fallecidos todos ellos durante los 25 días que duró la ofensiva sobre el territorio sitiado. Sigue leyendo