Tahar Ben Jelloun: “He descubierto algo terrible al meterme en la cabeza de Gadafi”

Por Lucía El Asri

Entrevistamos a Tahar Ben Jelloun, escritor marroquí que ha cultivado la poesía, la narrativa y el ensayo en francés. Ben Jelloun presentó hace unas semanas sus dos obras más recientes en la Casa Árabe de Madrid: La primavera árabe. El despertar de la dignidad, un libro que pretende dar una visión ligera, y en algunos casos humorística, sobre las consecuencias que propiciaron las actuales revueltas árabes; y El retorno, una novela que centra su atención en las dificultades de la inmigración, situación que llevará a su protagonista a atravesar circunstancias difíciles y que se permite ser, en cierto modo, el retrato de una situación semejante que vivió el autor de la obra.

Magrebí que no se siente ni por un momento inmigrante, se ve obligado a abandonar su país por las circunstancias difíciles que atravesaba en tiempos de Hassan II. Se dirigirá a Francia donde se convertirá en una de las voces de referencia de Marruecos, en el escritor de los jóvenes universitarios.

En 1987, Tahar Ben Jelloun recibió el Premio Goncourt por La noche sagrada, y este año ha recibido el premio de la Paz Erich María Remarque 2011 por La primavera árabe, obra que finaliza con una idea de esperanza: “Habrá errores, titubeos, quizás injusticias, pero de lo que no hay duda es de que jamás un dictador podrá pisotear la dignidad de los árabes”, aunque debido a la situación actual en algunos países como Bahrein, el autor excluye de esta frase, por el momento, a los países del Golfo Pérsico.

Pregunta. En su libro El retorno habla de un inmigrante marroquí que vive en Francia y por circunstancias de la vida se ve obligado a jubilarse y regresar a su país de origen. Un tema que me parece muy importante actualmente es el de la situación de los inmigrantes marroquíes aquí en España. Muchos de ellos, especialmente los que han venido a una edad muy temprana y que no saben el idioma marroquí, cuando vuelven a su país en muchos casos no son considerados como marroquíes, sino extranjeros, lo mismo ocurre de forma inversa. Esa persona llega a encontrarse con el sentimiento de no ser de ningún sitio ¿Qué considera usted sobre esta circunstancia?

Respuesta. Bueno, esto concierte sobre todo a los hijos de los inmigrantes que se convierten en europeos pero no son considerados por estos como europeos sino inmigrantes. Sin embargo, cuando vuelven a su país son considerados  europeos allí. Creo que esto está llamado a cambiar porque los jóvenes hijos de los inmigrantes que han nacido en Francia o España, al volver a sus países de vacaciones por ejemplo, están tomando conciencia de sus raíces.

Pregunta. ¿Usted puede considerarse un inmigrante privilegiado?

Respuesta. No, yo no soy un inmigrante ni favorecido ni desfavorecido, yo decidí instalarme en Francia  en un momento político muy difícil en Marruecos, pero siempre he ido y he venido de Marruecos a Francia, yo nunca he dejado de vivir en Marruecos en un ir y venir constante. Yo soy un escritor y tengo una situación privilegiada porque soy capaz de hablar, de comunicarme, de transmitir, y en cambio a los pobres inmigrantes nadie les escucha.

Pregunta. También, tratando un poco el tema de los inmigrantes y para unirlo con su libro sobre la primavera árabe, me gustaría hablar de un tema: Ben Alí ha caído, se supone que la movilización pacífica en Túnez ha triunfado, pero actualmente hay millones de tunecinos que siguen inmigrando a Europa y, en muchos casos, viven malas circunstancias como los hechos ocurridos en Lampedusa, ¿a qué cree que se debe?

Respuesta.  Uno de los efectos de esta revuelta árabe ha sido la inmigración hacia los países europeos, porque la revuelta no va a solucionar las cosas en 24 horas. Es un cambio profundo que trastoca económica, política y socialmente el país. Ellos saben que este cambio va a tardar, va a durar, pero es una cuestión temporal. Y añado que los países europeos han clamado contra la llegada masiva de inmigrantes, ha habido situaciones dramáticas como en Lampedusa cuando  hace poco los inmigrantes intentaban huir y los italianos les pegaban. Es una situación dramática que refleja las relaciones de Europa con sus inmigrantes, unas relaciones que no son buenas ni bonitas y que están llegando a unos extremos dramáticos.

Pregunta. En su libro La primavera árabe, usted hace un ensayo donde da pinceladas de lo que ha sido la revuelta pero no profundiza en las causas y consecuencias de esta, ¿por qué decidió plantear de esta forma su escritura?

Respuesta. He escrito este libro durante las revueltas porque quería explicar por qué estas revueltas han llegado de una manera tan inesperada, me interesaba también introducirme en la cabeza de los dictadores. Este ensayo no es definitivo, lejos de eso, pretende explicar el por qué de lo rápido e inesperado de la situación histórica y de  sus aspectos extraordinarios.

Pregunta. El papel de los intelectuales árabes es muy importante tanto dentro de los países árabes como en el exilio. Antes de que comenzara la revolución en Egipto muchos intelectuales dentro del país ya se daban cuenta de que la situación era como una olla a punto de explotar. Hace unos meses vino a Casa Árabe el señor Amr Shoubaki y él mismo lo explicaba. ¿Usted cree que los intelectuales en el exilio, con su visión distante desde donde se encontraban, podrían prever lo que ha ocurrido en Egipto?

Respuesta. No, no era previsible, nadie podía preverlo, pero los creadores, los intelectuales, los escritores, desde hace tiempo nos han mostrado en sus obras la humillación que sufrían los pueblos árabes, una humillación que tendrían que explotar en algún momento, es verdad que ellos no han dicho “va a haber un chico que se llama Mohamed Bouazizi que se va a quemar”. Es verdad que no han previsto exactamente lo que va a pasar, pero el rol de los creadores desde siempre ha sido el de mostrarnos lo que podía pasar.

Pregunta. Hay varios capítulos del libro cuyo título me sorprende un poco: “En la cabeza de Mubarak… en la cabeza de Ben Alí”, ¿Hasta qué punto usted ha sido capaz de intentar meterse en la cabeza de dos personas como ellos, o de intentar ironizar o ridiculizar sus pensamientos?

 Respuesta. Éste ha sido un trabajo literario, me he metido dentro de la cabeza de estos personajes como escritor, he descubierto cosas terribles al meterme dentro de estas cabezas, como en la de Gadafi y he descubierto que es algo terrible, porque Gadafi  es un personaje de película de terror,  de ciencia ficción, ha sido totalmente un trabajo de escritor.

Pregunta. Usted finaliza su libro con una conclusión muy general pero a la vez muy positiva. Hay una frase que realmente me gusta y que dice que: “De lo que no hay duda es de que jamás un dictador podrá volver a pisotear la dignidad de los árabes”. Sin lugar a dudas es una frase muy hermosa tanto en su sentido literario como sentimental, sin embargo y a pesar de que me gustaría que esto fuera así, discrepo en cierta medida si tenemos en cuenta algunos aspectos como por ejemplo que el pasado sábado tuvieron lugar en Bahrein elecciones que han sido las primeras tras que se iniciaran las revueltas, en esas elecciones no se pudo presentar la oposición, se ha hecho una campaña muy agresiva de persecución de los activistas y además es un país en el que Arabia Saudí tiene mucho poder.

 Respuesta: Sí, tienes razón, todos los países del Golfo Pérsico se encuentran excluidos de esta frase porque América está detrás vigilando sus intereses que son el petróleo, las fuentes de energía y no quieren que exista movimiento en estos países, es algo que no debemos permitirle a América. Si Bahrein cae, después podría llegarle el turno a Kuwait o Arabia Saudí. Fuera es diferente porque no tienen la misma capacidad de intervención. Un ejemplo es Yemen, un país que nunca será intervenido porque es pobre y por tanto no genera inquietud en los analistas. La estrategia americana no tendría en mente este país porque en él no tiene ningún interés.

Pregunta. En la conferencia que dio usted en Casa Árabe comentó que la situación de Marruecos era diferente a la del resto de países árabes, ¿Cómo llamaría a la situación de Marruecos, revuelta, revolución?

 Respuesta. Es una evolución, evolución tranquila hacia la democracia. Es un largo camino pero se reúnen las condiciones para ello. Es una evolución, no una represión ni violencia porque se permiten las manifestaciones los domingos. No ha habido muertos en las manifestaciones porque no ha habido represión. El rey es inteligente y moderado, es un rey demócrata, podríamos decir.

Pregunta. En Marruecos se está produciendo ya el cambio, ¿en qué términos se va a apreciar este cambio en el país en un futuro no muy lejano?

Respuesta. En la libertad de expresión por supuesto, la gente puede expresarse libremente. También es importante la mejora en la condición de la mujer. Los partidos políticos son libres para constituirse, sin embargo está prohibido crear un partido político religioso, aunque seas islámico no puedes crear un partido político islamista, son casos concretos. Hay una nueva constitución con unos cambios muy interesantes y va a haber unas elecciones de las que saldrá un primer ministro elegido. Sigue habiendo problemas estructurales como el analfabetismo y la corrupción pero esto es una cuestión de largo plazo.

Pregunta. Algunos analistas consideran que el propio Mazen podría estar detrás de la creación del Movimiento 20 de Febrero al igual que Hassan II manipulaba los partidos en la década de 1960, ¿usted cree que esto es así?

Respuesta: No, ya no se puede manipular a nadie, la prensa está en todas partes y denunciaría la mínima manipulación, no se pueden manipular los partidos políticos, es como en Europa.

Pregunta. ¿Y usted cree que el rey de Marruecos podría llegar a cumplir un papel meramente moderador o representativo como el que cumple el rey de España actualmente?

Respuesta. No, él quiere reinar, él ya ha cedido una parte de su poder, no podría cumplir la misma función que el de España. En Marruecos necesitamos un rey que dirija, que se implique.

Pregunta. ¿Podría hacer una predicción sobre cómo acabarán estos países árabes el año?

Respuesta. No, no puedo especular sobre esto porque es muy complicado y yo no soy un vidente.

 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s