Conoce al grupo de rap marroquí H-Kayne

Foto de Lucía El Asri

Es viernes 23 de septiembre, un día muy soleado y caluroso. Estoy en el Hotel Ganivet  de Madrid esperando al grupo de hip hop marroquí H-Kayne, con quien he quedado a las cinco de la tarde, aunque se retrasan un poco.

Cuando llegan nos presentamos y comenzamos a hablar. El grupo está compuesto por 4 hombres jóvenes, Adil, Azz Eddine, Othman y Hatim, acompañados de su DJ y varios familiares.

Uno de los miembros del grupo y el primero que conozco es Azz Eddine. Es especialmente extrovertido, carismático, canta, ríe y gasta bromas continuamente, simboliza la alegría marroquí. Othman se presenta en árabe, es un hombre muy agradable y se permite hablar en español en ciertas ocasiones. Muestra gran afición a la fotografía portando su cámara en todo momento. Adil y Hatim son simpáticos aunque más reservados, silenciosos e introvertidos, incluso de apariencia tímida.

Hablamos sobre cuál fue su origen. Adil, Azz Eddine, Othman y Hatim nacieron en un barrio de Meknes,  se conocieron en la infancia y desde entonces son amigos, “somos un grupo de 4 personas que crecieron juntas, nos conocemos muy bien, ellos conocen a mi madre y yo conozco a la suya, siempre salíamos juntos”, comenta Azz Eddine. A los 16 años, aproximadamente, empezaron a interesarse por la música y a hacer Break Dance. Les gustaba el hip hop aunque en esos momentos no era un estilo musical muy conocido en Marruecos. Cuando propusieron formar un grupo de rap muchos ni siquiera comprendían lo que querían hacer, hablaban de hip hop y algunos preguntaban” ¿Qué es eso?”.

De la unión de DOGS y DJ Khalid nació H-Kayne, aunque antes de la existencia de H-kayne el grupo se llamaba “15-3/MKS”, nombre que tomaron de la matrícula de un coche de Meknes. Llevan más de 15 años tocando juntos y “seguiremos juntos toda la vida”, dice Azz Eddine.

Si por algo se caracteriza H-kayne es porque retrata la sociedad marroquí, sus costumbres, su cultura, el laissez faire de sus gentes, lo que piensan sus jóvenes. Su hip hop se diferencia del americano, del francés o del español porque sus letras hablan de cosas que conciernen a los magrebíes, los identifican en sus temas, es en definitiva hip hop marroquí puro. Por ello son uno de los grupos de referencia del rap verde y rojo, y como ellos dicen “son algo único en Marruecos”. Una de las canciones que más representan al grupo y sus valores es  `Kolna mgharba´, [todos somos marroquíes], en ella se funden la melodía marroquí tradicional con marcas del hip hop occidental y en su letra se entremezclan el dariya marroquí, el francés y el inglés. Por todo ello su música se dirige a los marroquíes especialmente, aunque Hatim dice que “podemos decir que nuestra música es casi internacional porque vayamos donde vayamos siempre encontramos marroquíes que nos siguen”.

Los miembros de H-Kayne se vieron influidos por la cultura del hip hop que descubrieron en  televisión a través de la parabólica y de los videoclips, y decidieron crear un estilo más personal ajustado a las circunstancias que vivían, sinónimo de la situación de Marruecos en esos momentos. Marruecos es un país que aún hoy sufre deficiencias en educación y sanidad, de hecho, es el país árabe con mayor tasa de analfabetos actualmente. La corrupción es uno de sus mayores problemas, así como la desigualdad entre ricos y pobres. Al principio tuvieron bastantes complicaciones al poner en marcha su trabajo debido a la falta de productores, a la escasez en las ventas de discos y a que en sus comienzos aún no existía el CD, sólo había casetes y muy poca gente sabía lo que era el hip hop. Por esto, les fue difícil vivir de la música, especialmente porque en Marruecos no existen salas de conciertos donde poder actuar durante el año, por lo que suelen actuar en festivales durante los meses de verano. También han actuado en Bélgica, Holanda, Alemania, Egipto y Túnez. En España también lo han hecho, y según dicen, más que en ningún otro sitio.

Las letras de H-Kaine, como su propio nombre indica, cantan sobre lo que “está pasando”, sobre cuáles son los problemas de los jóvenes, sobre a qué se enfrentan día a día. También hablan de lo que “Hay”,hay felicidad, hay esperanza, hay humanidad, hay corrupción, hay crímenes, hay amor…”.  De alguna forma buscan superar  lo que va mal, “Las canciones hablan de los problemas que hay en Marruecos, los problemas que tiene la gente joven,  intentamos escribir y encontrar una solución para la sociedad” dice Othman. Hatim cree que con la música puedes llegar a cambiar la mentalidad de varias personas, su ideología…pero llegar a todo un pueblo es difícil, y aunque H-kayne han logrado hablar de temas que tradicionalmente eran tabú, como los relacionados con la policía, no creen que puedan cambiar el mundo con su música “algunas ideas que hemos utilizado en nuestras canciones llegaron al pueblo y han tenido efecto, pero si la música fuera capaz de cambiar el mundo ya lo habrían conseguido otros artistas anteriores”.

Actualmente son más libres para crear su trabajo, dicen no sufrir censura, “somos libres de decir lo que queramos, de expresarnos, siempre con límites, claro, y respetando algunos ámbitos como el de la familia, por ejemplo”. 

Su implicación con la sociedad marroquí y su trabajo musical les llevaron a ganar en 2003 el premio a los jóvenes músicos en L´Boulevard, Casablanca, lo que fue un trampolín para darse a conocer como uno de los mejores grupos de música alternativa de Marruecos.

En enero de 2011 fueron nombrados Embajadores de Buena Voluntad de Naciones Unidas, Hatim comenta que eso ha supuesto una gran responsabilidad para el grupo, “nosotros transmitimos un poco las ideas de la campaña que hace Naciones Unidas contra la hambruna, la ignorancia, o en defensa de la educación, y sentimos que es una misión que debemos cumplir al máximo”.

Disfrutan haciendo hip hop, transmiten lo que sienten y expresan lo que piensan, les preguntamos cómo se imaginan a los que normalmente escuchan su música y Othman nos dice: “me los imagino intentando encontrarse a ellos mismos en nuestras canciones, ya que ellos viven las situaciones que describimos en ellas y por eso creo que aprecian nuestra música”.

Tienen un mensaje para aquellos que no les conocen: “nosotros intentamos hacer nuestra música de tal modo que la gente que no sabe árabe pueda divertirse con ella, para que puedan sentirla, porque la música está hecha para ser sentida. Cuando nosotros empezamos a hacer música no entendíamos lo que los raperos americanos decían, pero sentíamos su ritmo y sus canciones nos llegaban”.

Nos hablan de la situación política actual que recorre el mundo árabe y más concretamente de Marruecos, consideran que los cambios en la constitución y las reformas que se están llevando a cabo son un buen indicativo que demuestra que las cosas pueden cambiarse, que todo puede evolucionar e ir a mejor, y con todo esto “se conseguirá un futuro mejor para Marruecos”. Aun así, dicen no posicionarse ni a favor del  Movimiento 20 de Febrero marroquí ni de los gobernantes porque, “nosotros iniciamos nuestra propia revolución en 1996, cuando nos formamos como grupo, y en el momento en que presentamos nuestra primera canción y la pusimos en la calle. Nosotros ya cantábamos sobre la pobreza, drogas, prostitución, crímenes…y tenemos nuestra propia revolución”, aunque dicen apoyar cualquier cambio que sea bueno para el país y sus gentes.

Al finalizar la entrevista nos dirigimos hasta el Centro Hispano Marroquí de Madrid donde H-Kayne tuvieron un encuentro con jóvenes que les hicieron una entrevista, por el camino seguimos hablando y mientras tanto Othman tomaba fotos de la ciudad. Después nos dirigimos a Campo de Cebada, en el madrileño barrio de La Latina, donde el cuarteto asistió a una charla con sus fans antes del concierto que se celebró al día siguiente. En una explanada que antes albergaba un comercio, ahora decorada con grafitis, los chicos, amparados con una bandera de Marruecos, se sentaron frente a la multitud y respondieron a sus preguntas para terminar todos juntos cantando su famosa canción Kolna mgharba. Allí se reunió al menos medio centenar de fans que terminaron la fiesta tocando los timbales y cantando en mitad de la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s